El gluten en alimentación infantil

El gluten en alimentación infantil

¡Hola, familia!

Aprovechando que el día 27 de mayo es el Día internacional del celíaco voy a hablaros del gluten y su introducción en la alimentación de los peques.

La celiaquía es la consecuencia de la intolerancia al gluten, que es la proteína que tienen los cereales como trigo, cebada y posiblemente la avena. Esta intolerancia provoca daños en el intestino, y esto hace que las personas celíacas tengan problemas en la absorción de nutrientes como hierro y vitaminas.

Estas consecuencias de la celiaquía son lo que ha hecho que durante mucho tiempo se haya tenido miedo a la introducción al gluten en la dieta de los peques y hayan habido tantas pautas diferentes para evitar su aparición.

Pero entonces, ¿cuándo debo introducirlo en la alimentación de mi hijo?

Introducción de gluten en alimentación infantil

tostada garbanzos tahini
Tostada con garbanzos y tahini

A partir de los 6 meses podemos empezar a introducir alimentos que vayan complementando la lactancia, siempre y cuando veamos que nuestro peque tiene interés y un desarrollo neuromotor adecuado.

El calendario de introducción que suelen darnos en el pediatra es orientativo. Podemos incorporar cualquier alimento que veamos que despierta el interés de nuestro peque en el orden que queramos.

Hoy en día sabemos que no hay ningún beneficio en retrasar la introducción de los alimentos alergénicos, como aquellos que contienen gluten. Lo que sí debemos tener en cuenta es dejar un tiempo de observación de entre 3 y 5 días entre la introducción de nuevos alimentos, así como introducirlos en la comida para poder observar si nuestro peque tiene alguna reacción a lo largo del día.

Eso sí, respecto al gluten, en peques con familiares de 1er grado celíacos o que hayan dado positivo en el test, deberemos limitar el consumo de alimentos con gluten a máximo 5 g. de gluten al día (esto deberá personalizarlo en consulta tu nutricionista).

Vale, mi peque tiene 6 meses y muestra interés en probar lo que nosotros comemos. ¿Cómo tengo que ofrecerle los cereales?

Presentación de los cereales en alimentación infatil

porridge piquillos tofu
Porridge de piquillos y tofu

Lo primero, recomendarte que le ofrezcas cereales integrales, ya que son más ricos en nutrientes y fibras. Y no te preocupes porque lo rechacen, debido a la neofobia de los peques (rechazo a sabores y texturas nuevos) es muy posible que rechace cualquier cosa nueva que le presentes.

El paladar de tu peque va a educarse y adaptarse a lo que vaya probando en su día a día, así que mejor favorecer que se acostumbre desde el principio a los alimentos más saludables y beneficiosos para él 😉

Y ahora la forma de presentación.

Esto va a depender de tu elección, de la forma en que te sientas más cómoda y segura.

¿Papillas o Baby Led Weaning?

porridge avena mandarina
Porridge de avena y mandarina

Tienes 2 opciones principalmente: papillas o BabyLed Weaning (BLW).

Aunque puedes combinarlas según el alimento si lo prefieres. No tienes por qué elegir una en exclusiva. Haz lo que consideres que se adapta mejor a ti y tu peque.

Si has elegido las papillas para empezar a introducir nuevos alimentos, puedes añadir cereales en grano (avena, alforfón, maíz, mijo, quinoa, cebada…) cocer bien y triturar. También puedes elegir los copos sin azúcar de cereales o incluso hacer (o comprar) harina con ellos y cocerla junto a las verduras o frutas que vaya a llevar la papilla.

No te recomiendo las papillas de cereales que venden porque son ricas en azúcares (los cereales dextrinados lo son) y ya sabemos que nuestro peque no debe probar el azúcar tan pronto.

Si optas por el BLW puedes ofrecer bolitas de arroz cocido, palitos de pan o tostadas en un formato que pueda coger con la mano, colines…

Y como solución intermedia podemos preparar una gachas de avena para que nuestro peque experimente nuevas texturas, o introducir los alimentos (granos incluídos) aplastados con un tenedor pero sin llegar a triturarlos tanto como en una papilla.

Como ves, tienes muchas opciones para introducir el gluten (los cereales) en la alimentación de tu peque. No tienes por qué seguir un calendario estricto, guíate por su interés y desarrollo y ve introduciendo sin miedo y sin prisa.

Obsérvale y que sean unos momentos de disfrute y aprendizaje. Ten en cuenta que con lo que aprenda ahora forjará sus dietéticos de adulto y esto influirá en su salud futura.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.